venerdì 30 maggio 2014

COOL TO REUSE - Bebiendo petróleo (I)



Viendo que en los últimos años el uso de plásticos tiene un crecimiento exponencial y que tienen un gran uso como envases para alimentos, queremos analizar este tipo de productos explicando sus pros y contras.
Los plásticos utilizados en los envases son polímeros sintéticos termoplásticos. Actualmente hay una gran variedad de plásticos que son utilizados como embalaje o envases, para clasificarlos se usa un sistema de codificación. Esta clasificación se basa en el tipo de polímero sintético del que está hecho el plástico. Cada grupo de polímero plástico se identifica por su Código de Identificación Plástico o PIC.

El PIC fue creado por la Sociedad de la Industria del Plástico para tener un sistema uniforme de los diferentes tipos de polímeros sintéticos y así poder ayudar a las empresas de reciclado a separar los diferentes tipos de plásticos.

¿Qué es un polímero sintético?

Son macromoléculas formadas por la unión de monómeros, que son moléculas más pequeñas. Estos polímeros se obtienen de manera industrial, por procesos de polimerización a partir de monómeros de bajo peso molecular. Estos monómeros base son de origen sintéticos y principalmente derivados del petróleo.

Al contrario de los polímeros naturales, no son biodegradables por lo que podría tardar de cientos a miles de años en ser degradados, provocando una acumulación de desechos tóxicos en el medio ambiente.

¿Por qué los envases son termoplásticos?

Los termoplásticos son aquellos polímeros que pueden ser moldeados mediante el calor. Se convierten en líquido cuando se calientan y se endurecen en un estado vítreo cuando se enfrían lo suficiente. Son de alto peso molecular.

Difieren de los termoestables en que pueden ablandarse por calentamiento y endurecerse enfriándolos repetidas veces (importante para el reciclaje). Pierden gradualmente sus propiedades físicas durante su reciclado.


PET, el más usado en botellas de agua y de refrescos.

El Tereftalato de Polietileno o PET (polyethylene terephtalate) es un polímero elaborado a partir de dos materia primas del petróleo, etileno y paraxileno.

Las principales características del PET son su alta transparencia, la alta resistencia al desgaste y a la corrosión, una buena resistencia química y térmica, es reciclable y su uso está aprobado en productos alimenticios. Su principal uso es para creación de botellas.

Fue producido por primera vez en 1941 por los científicos británicos Whinfield y Dickson, quienes lo patentaron como polímero para la fabricación de fibras. A partir de 1946 se empezó a utilizar industrialmente como fibra y su uso textil ha proseguido hasta el presente. En 1952 se comenzó a emplear en forma de filme para envasar alimentos. Pero la aplicación que significó su principal mercado fue en envases rígidos, a partir de 1976. Pudo abrirse camino gracias a su particular aptitud para la fabricación de botellas para bebidas poco sensibles al oxígeno como por ejemplo el agua mineral y los refrescos carbonatados. Desde principios de los años 2000 se utiliza también para el envasado de cerveza.

En cuanto a su uso actúa como barrera para los gases, como el CO2, humedad y el O2, es transparente, cristalino e impermeable, apenas pesa y tiene mucha resistencia a esfuerzos. Por el contrario no es biodegradable y es levemente tóxico, ya que puede desprender partículas dañinas para el organismo, por ello la recomendación que apacere en todas las botellas PET de no rellenarla.

El proceso natural de degradación del PET puede tardar 500 años o más. El proceso de reciclaje del material puede hacer un reuso para un nuevo producto.

EL RECICLAJE DEL PET

El proceso de reciclaje de envases de PET consta de tres fases:

- Durante la primera fase se acopia el material y transporta al centro de tratado, donde se procede a su segregación, descontaminación, compactación o molido y almacenamiento.

- La segunda fase es el reciclado, un proceso industrial a partir de procesos físicos, químicos y térmicos, en el cual, los trozos de PET pasan a otro tipo de industrias donde se lleva a cabo la segunda etapa, que consta de molido, lavado, control PVC, separación, secado, post-condensación y almacenaje.

- La tercera etapa es la manufactura donde los trozos de PET ya limpios se vende a los fabricantes de productos, los cuales a partir de estos insumos producen artículos textiles: ropa variada, relleno de almohadas y edredones, colchas, tapizados para la industria automóvil. También se pueden envases alimentarios o de otro tipo.

En cuanto al uso de PET reciclado para la creación de nuevas botellas para agua o bebidas refrescantes, el ministerio de sanidad obliga a usar al menos un 50% de PET virgen.

Resumiendo, el uso de los plásticos en cualquier producto o para el envasado de alimento y bebidas es cada vez mayor, lo cual genera una problemática en cuanto a su reciclado y a los desechos que genera. Concretamente el uso del plástico PET, que sobre todo se usa en botellas, supone un riesgo para la salud ya que su reuso puede liberar sustancias tóxicas. Además al no ser biodegradables estas botellas pueden tardar 500 años en descomponerse.

Deberíamos plantearnos si el sistema de reciclaje que en la actualidad existe en España es el correcto o se debería mejorar el reciclaje con el uso del sistema de retorno de envases. También deberíamos pensar si el uso de este tipo de botellas es el más conveniente para nosotros y para la naturaleza.

Por ello en la próxima entrada, Bebiendo petróleo II, hablaremos de las alternativas existentes al uso de botellas tipo PET y mostraremos el ejemplo de ciudades que ya han prohibido la venta de botellas de plástico. También hablaremos de las botellas con PET reciclado y de su reuso creativo.



0 commenti:

Posta un commento